jueves, 28 de agosto de 2014

El Karma me lo devolverá (Parte 2)

Para comprender este post antes debes leer "El Karma me lo devolverá (Parte 1)"

A pesar de la conversación que tuve con PRÍNCIPE-AZUL él no me hizo ningún caso y su manía persecutiva comenzó a aumentar cada vez más. 
Un día aprovechó un momento en el que estábamos solos, me cogió la mano y me dijo:

-Creo que me estoy enamorando de ti
-(Silencio y ataque de pánico al mismo tiempo)
-¿No dices nada?
-(Mierda, mierda!)
-Vega, ¿Por qué no dices nada?
Y yo, que no había dicho ni una palabra en portugués desde que había aterrizado en el país (y mira que él había intentado enseñarme) supe que ese era el momento adecuado para hacerlo. Lo miré y le dije: “Eh... mm.. eh... Eu no falo portugues…”
 
Me pasé los siguientes días evitándolo de cualquier forma, pero él no hacía más que buscarme, la cosa llegaba hasta tal punto que una de las veces al salir del baño ¡¡¡¡ME LO ENCONTRÉ ESPERANDOME EN LA PUERTA!!!!
De PRÍNCIPE-AZUL pasó a ACOSADOR-AVANZADO y prometo que no exajero ¡¡todo el mundo se daba cuenta!! y cuando digo TODO EL MUNDO incluyo también a MOVIMIENTO-DE-PELVIS que aprovechó la ocasión para desplegar todas sus armas y tontear conmigo como nunca antes lo había hecho.

Una de las noches ACOSADOR-AVANZADO me quiso acompañar a la habitación (tonto no era) y yo que le vi las intenciones desde lejos le cerré la puerta en la cara. Me puse el pijama, me acosté en la cama y lo escuché entrar, así que rápidamente cerré los ojos y me hice la dormida. Él se sentó a mi lado y estuvo quince minutos haciendome "cosquillitas" en la mano mientras yo, con los ojos cerrados pero más despierta que nunca, le pedía al cielo que por favor mi amiga Carol no hiciera acto de presencia y asistiera a la situación más absurda de toda mi vida.

Pero el viaje fue llegando a su fin y entre todos preparamos una fiesta para despedirnos. MOVIMIENTO-DE-PELVIS, al ver que yo no llegaba, fue a buscarme a mi habitación, me cogio en brazos y me llevó hasta el salón donde estaban todos. Me preparó una copa de vodka, yo la probé y él me preguntó:
-¿No te gusta?
-Está un poco fuerte- respondí
Así que mi querido MOVIMIENTO-DE-PELVIS abrió la ventana y sin pensarselo dos veces lanzó el contenido del vaso, me miró y me dijo "Tranquila, te la vuelvo a preparar" y a mí se me cayeron las bragas a los tobillos.

Para acabar con la historia diré que me pasé toda la noche meneando alegremente mis caderas junto a MOVIMIENTO-DE-PELVIS mientras la pobre Carol bailaba con ACOSADOR-AVANZADO (para algo están las amigas ¿no?).

Y así fue como en Portugal aprendí que, a veces un buen movimiento de pelvis puede ganar a "un príncipe azul".


  Ya verás cómo viene el karma y me lo devuelve.

El Karma me lo devolverá (Parte 1)

 http://2.bp.blogspot.com/-tx3mig3TD34/U-ZTIMsPfoI/AAAAAAAARHE/5GH5UV1QUyE/s1600/mujer-aburrida-blanco-negro-sentada-esperando.jpg

Lo recuerdo muy bien, mi amiga Carol y yo estábamos en Madrid cuando recibimos la noticia. Unas semanas atrás habíamos solicitado participar en un intercambio con Portugal y tuvimos la suerte de ser aceptadas. Nosotras junto a un grupo de españoles y algunos portugueses pasaríamos unos días en España y, posteriormente, en Portugal.
Unos meses atrás nuestros antiguos (y cabrones) novios nos habían dejado solas y desamparadas y nos apetecía vivir algo nuevo. Como dos pre-adolescentes de doce años (o menos) cogimos la lista de todos los aceptados y buscamos a todos los VARONES uno por uno en facebook. Queríamos saber de antemano si el hombre de nuestra vida se encontraba entre ellos o, al menos, si había algún torso musculoso al que mirar durante la experiencia.
Unas semanas más tarde y mientras nuestros (cabrones) ex novios tocaban un nuevo par de tetas cada uno, nosotras volamos rumbo al país vecino.
Así fue como dos hombres entraron en mi vida, un español al que llamaré MOVIMIENTO-DE-PELVIS y un portugués al que llamaré PRÍNCIPE-AZUL.

MOVIMIENTO-DE-PELVIS era un chico que se alejaba bastante de mi estilo habitual de hombre, pero no sé por qué ni cómo (tal vez porque hacía unos movimientos con su pelvis que yo jamás había visto) el querido españolito y sus balanceo de caderas hacía que mis feromonas aumentaran significativamente. Hablando claro: MOVIMIENTO-DE-PELVIS me ponía BURRA MUCHO.
PRÍNCIPE-AZUL era el tío con la personalidad perfecta, era inteligente, hablaba idiomas, le gustaba viajar… era ese hombre con el que no tendría reparos en subir al altar (o eso creía).
Y digo yo que, puestos a que en mi destino estaba escrito que iba a conocer a estos dos caballeros tan interesantes, YA PODRÍA HABERLO HECHO DE FORMA SEPARADA, pero NO.
Durante el viaje, debo decir HONESTAMENTE que yo tonteaba con los dos al mismo tiempo, y ellos estaban totalmente al corriente ya que pasábamos las 24 horas juntos. A esta situación hay que sumarle que no se llevaban demasiado bien y sinceramente… YO DISFRUTABA… Oh dios mio CÓMO DISFRUTABA!!! En mi defensa diré que no soy la típica tía buena que tiene LA MARAVILLOSA SUERTE de vivir esto a diario, a mí las cosas así NUNCA ME PASAN y ya que por unos días tuve la oportunidad… TENÍA QUE APROVECHARLA!!!
En mi cabeza, mi idea era acabar dándome algún besito inocente con MOVIMIENTO-DE-PELVIS, pero una noche PRÍNCIPE-AZUL se adelantó y me plantó un morreo en mitad de una conversación. Después de esta bonita interrupción, continuamos hablando un rato más hasta que decidimos volver a la residencia donde dormíamos. Durante el camino me dio la mano (ERROR) y una señal de alarma se encendió en mi cabeza (debo decir que a mi me hace falta muy poco para agobiarme). Unos segundos después se la solté y el volvió a dármela (¡¡¡¡HUYE!!!!- me gritaba mi cerebro -HUYE LEJOS Y NO REGRESES).
Llegué a mi habitación y se lo conté a mi amiga Carol, y entre risas le dije: ¿te imaginas que ahora no se separe de mí en todo el día?
Yo pretendía (ilusa de mí) que al día siguiente todo siguiera como antes, como si nada hubiera pasado, pero es evidente que eso no ocurrió.
A partir de ese día PRÍNCIPE-AZUL siempre estaba pegado a mí (con pegamento Super glue extrafuerte, ese que si te descuidas y te pegas los dedos luego tienes que amputártelos porque no hay otra solución posible), así que tuve que hablar con él:
-Mira (le dije lo más amablemente que pude), tú y yo nos dimos esa noche un beso… tal vez volvamos a hacerlo o tal vez no, pero no me sigas durante todo el día porque este es un viaje para disfrutar con todos los integrantes del grupo y no sólo contigo (y además, si siempre estás pegado a mi culo no sé cómo voy a poder seguir tonteando con MOVIMIENTO-DE-PELVIS)
CONTINUARÁ…